miércoles, 10 de septiembre de 2014

Visita al museo de traje

    Sábado 6 de septiembre, 11:00 de la mañana, Museo del Traje de Madrid, comienza la visita recreada sobre la moda en la época del marqués de Esquilache.
    Ana Guerrrero nos explica de forma breve el contexto histórico y una escueta biografía de Leopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache, que ocupando la secretaria de guerra durante el reinado de Carlos III, fue el motivo de una gran revuelta que abarcaría todo Madrid y se extendería por España conocida como el Motín de Esquilache.
Imposición de la capa corta y el tricornio, litografía de la colección Origen del Motín de Esquilache, autor anónimo.
     Y aunque el detonante del levantamiento fue la promulgación de un edicto mediante el cual se prohibían las capas largas y los "embozaos", la causa real fue el descontento debido a las continuas subidas del precio del pan, alimento básico de las clases bajas, aunque también se han identificado grupos nobiliarios y eclesiásticos que instigaron el motín para beneficiarse con la salida de Esquilache del poder.
    Y esto es un resumen muy resumido de la primera parte de la visita.
    Durante la segunda parte aparecieron por la entrada seis damas ataviadas con replicas de vestidas de la época, pero no solo el vestido, sino también recrearon la ropa interior, los zapatos, las joyas, los peinados y el maquillaje; a partir de aquí podré las fotos porque explicaran mejor que yo lo que vimos.

Vestido a la polonesa

Estaba enseñadonos como era la ropa interior durante el siglo XVIII, con la cotilla, la camisa con gran cantidad de encajes en las mangas,  las medias con sus  bordados en el tobillo y atados con ligas por encima de la rodilla y el tontillo, que daba forma a la falda. :O

De izquierda a derecha: Casaca y basquiña en damasco verde con peto liso y encaje en el cuello y en las mangas, lleva un fichú al cuello; Vestido a la inglesa en brocado con peto y falda en falla naranja, el peto va festoneado con encaje dorado; bata a la francesa en tafetán iridiscente debido a la urdimbre lila y la trama gris; y por último el llamado traje nacional que constaba de un jubón de seda y una basquilla negra que ocultaba la falda a juego con el jubón, la cabeza se cubría con una mantilla.


El vestido a la polonesa visto desde atrás.
    Lamento de corazón que las fotos de dentro del museo se vea un poco oscuras, pero mi cámara no da para más.
    Y os prometo que haré un artículo sopbra cada uno de estos vestidos, para que tengais un poco más de información y no os perdais detalle de nada.

    Y sobre todo gracias a la asociación Club fin de Siglo por su tiempo y paciencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario