lunes, 17 de octubre de 2016

Sobrero 1900

    Para el paseo por el parque de El Capricho que hicimos en septiembre, no solo necesitaba un vestido nuevo, sino también algunos complementos. En una entrada anterior os mostré el ridículo que hice en punto de cruz, ahora quiero enseñaros el sombrero, porque una dama no puede salir a la calle sino tocada con un bonito sombrero.
    Lo primero fue decidirme por el modelo, para lo que miré una cuantas fotos y láminas de la época (muchas, en verdad, fueron muchas). Al final me decanté por hacer un bonito sombrero con un ala llena de rosas tardías me parecía un detalle romántico para el conjunto.
    Recorrí varias tiendas de decoración buscando las rosas perfectas, y como la economía no está para tirar cohetes, no demasiado caras. Al final tuve un golpe de suerte y las encontré en una tienda "de todo a un euro" escondidas entre un montón de flores que parecían más hechas en plástico que en tela.
    Una vez conseguidas, empecé el verdadero trabajo que era conseguir que una vieja pamelita de fiesta, que me había conseguido mi tío, se convirtiera en sombrero de época.


     Lo primero que hice fue quitarle un tul que tenía de adorno , después medí en contorno exterior del ala. También medí el ancho del ala desde el borde hasta la copa. Con esta medida multiplicada por dos (la parte de arriba y la parte de abajo) y con la del contorno ya tenía la pieza de tela necesaria para forrarla.


    Me decanté raso real en color marfil.


    Pasé un hilván en mitad de la medida del ancho, ya que como iba a trabajar todo desde el exterior no quería que borde se moviera. De todos modo para asegurarme lo llene de alfileres :)
    Una vez que todo estaba en su sitio lo empecé a coser haciendo pequeño pliegues más o menos regulares todo a lo largo de la copa, tanto por la parte de arriba como por la de abajo.


















 

 







    Para sellar toda aquella cantidad de tela que había en el interior de la copa, utilicé una ancha cinta de grossgrain de color azulón (en color de la pamelita originalmente). Cosida por arriba y por abajo remataba perfectamente el sobrante de raso.


    La parte de arriba del sombrero la modele directamente sobre la copa, reteniendo la tela con alfileres y recotándola una vez que me gustó como estaba dispuesta.

Delantero
Espalda




























    A esta altura del trabajo (que estaba realizado en diferentes días y no todo del tirón) no me quedaba apenas tiempo y aunque quería ponerle una gran lazada de tul de algodón (el de los velos de la novias), no me daba tiempo y opte por buscar entre las gasas que tengo guardadas la que por el todo y caída más le favoreciera; y con ella hice un adorno alrededor de toda la copa, que además ocultaba todo el doblez de tela que se traslucía.



    Y para acabar cosí primero los ramilletes de hojas y después las flores. Y con esto solo faltaba encontrar una manera para hacer un peinado eduardiano con el pelo cortito :D
 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario