miércoles, 21 de febrero de 2018

Cuerpo con lunares y lentejuelas

    Como comenté hará un par de semanas en Facebook estaba haciéndole una sorpresa a mi madre, y tengo que decir que ha sido todo un éxito!!
    Teníamos desde hace tiempo una tela en espiga blanca de algodón rustico con estampado de lunares y bordada con lentejuelas que a mi madre le gusta muchísimos, pero que no sabíamos que hacer con ella. Y no hace mucho encontré en Pinterest un modelo que me encajaba con la tela y con el estilo de mi madre.




























     Así que me puse manos a la obra, y gracias a que tenía sus medidas guardadas pude mantenerlo todo en secreto, eso y que mi madre mira Facebook una vez cada quince días 😁
    Al patrón base de cuerpo le hice las modificaciones pertinentes, es decir, le recoloqué la pinza de pecho (en este caso en el bajo), le puse los fondos para los pliegues, le alargué el hombro para hacer una manga caída y agrande el cuello para la cabeza entrara sin necesidad de abertura.

Tiene una forma tan rara en la parte de arriba porque como gran parte de los pliegues están en el cuello, hasta que no están montado es difícil saber por donde va ha ir el corte

   En la manga recoloqué la copa para que encajara en la nueva sisa y le añadí el espacio para hacer el pliegue.


   Para marcar este patrón utilice el bolígrafo que compré en la feria Creativa, que se borra con la plancha, ya que la tela es un poco delicada y no le sienta bien el arraste del jabón.
    Tras marcar y cortar las cuatro piezas principales, doblé los pliegues en sus correspondientes direcciones y los fije con hilván para hacer más sencillo el trabajar con una pieza tan grande como un delantero que mide 1'10m de ancho.


 
    Tras hacer lo mismo con las mangas, procedí a unirlo todo con costuras definitivas.
    Ahora viene una de las partes más pesadas de todo la confección quitar todas las lentejuelas que hay en las costuras, ya que estas están en contacto con la piel y pueden llegar a arañar y que la prenda no sea ponible por estas molestias (que te pueden volver loca).
    Después de llenarlo todo de lentejuelas (las encontré hasta en el baño) remallé las costuras.
    Corté unos rectángulos de la parte de la tela que no tenía lentejuelas para hacer los dobladillos, los puños y el cuello. Una vez puestos solo quedaba dar unas cuantas puntadas a los pliegues del delantero para que no se abrieran, ya que mi madre tiene bastante pecho y de esta manera lo habría remarcado mucho.



    Y listo:



No hay comentarios:

Publicar un comentario