domingo, 5 de agosto de 2018

Proyecto: Les medievales de Bonaguil, Likka

   "... deja ver no solo el calzón largo o corto que llevan debajo, sino también el largo y a veces decorado cordón que ata este calzón y que podríamos llamar likka. son cinturones de que según Ibn al-Jatib tanto presumían las damas granadinas en su tiempo." Esta es la descripción que hace Gonzalo Menendez Pidal en su libro La España del siglo XIII leída en imágenes.
    Así pues decidí que como mora de alta cuna, mi madre tendría una likka bordada y decorada.
    En la mecería compramos cinta de tafetán (porque la de raso resbala mucho y como tiene atar unos pantalones no era una buena idea) de color verde bosque y de 8cm de ancho.
    Para decorarla me inspiré en los bajorrelieves de la Alhambra, en particular de las flores de la sala de los Mocárabes


    Como iba a bordar los bordes y no quería que se vieran los remates, hice que los finales de la cintas fueran doblados sobre si mismos, por ello calculé 1cm para el orillo y dos zonas de 12cm para los bordados. 



    Dibujé la flor con jabón en el espacio superior, y con hilo de torzal rojo empecé a bordar los triángulos. Admito que en un principio iba a rellenar las hojas pero tras varios intentos (y viendo que tenía el tiempo justo) abandoné la idea y solo trabajé el borde superior con torzal blanco.


Tras eso, y para darle un toque más rico, bordé con hilo de plata las separaciones del cuerpo y coloqué unas cuantas perlas.



    Para la otra cara del bordado trabajé una filigrana en hilo de seda morado pálido y en cada punto de encuentro coloqué una perla. La verdad es que me sorprendió el efecto conseguido.
 


   Cosí con pequeñas puntadas los bordes de las dos zonas de bordado y rematé el likka con unas pocas perlas más.


Y así es como ha quedado:





No hay comentarios:

Publicar un comentario