miércoles, 23 de marzo de 2016

Vestido de novia azul

    ¡Ya se han casado!
    Y he vuelto de un viaje de 1600 km (realizado con gusto) para 5 días de caos, bueno al final no fue tan caótico como me pensaba que sería, se nota que es un pueblo.
    Bueno, os explico un poco de que va la cosa, para que no os extrañéis del vestido: mis tíos llevan viviendo juntos 16 años y tienen 2 hijos, esta ceremonia era para que los papeles estuvieran en orden, además mi tía está divorciada, así que no podía haber ceremonia por la Iglesia, y mi tío es musulmán; por lo que todo se ha realizado por el ayuntamiento, eso si en una sala preciosa, con una enorme biblioteca antigua, muebles de madera de roble y un piano.
    Así que vamos a retroceder un poco y vamos a contar la historia de este vestido de novia:
    Todo empezó porque mis padres fueron a visitar a mi abuelo para Año Nuevo (yo iba a ir, pero ni espalda no estaba de acuerdo conmigo). Cuando todos estaban juntos tomando el aperitivo mi tía comentó como si tal cosa que se iban a casar, y mi madre pensó que podríamos regalarle el vestido (ella las telas y yo el trabajo). Le tomó las medidas (las que se acordaba :P) y cuando volvieron me contó lo sucedido.
    Con esto, me puse a trabajar y lo primero fue buscar un modelo que le favoreciera (ya que tiene unos cuantos años y ha tenido 5 hijos). Varios días después de mirar vestidos, seleccioné varios con mi madre elegimos dos, que combinándolos serian el modelo final.
De este elegimos la falda, porque las falda con mucho vuelo favorecen mucho a las personas que tienen que ocultar un exceso o falta de cadera, además de simular una cintura estrecha aunque no la tengas.
De este nos gustó la parte de arriba, ya que los pequeños pliegues del escote disimulan un pecho pequeño, además le añadimos tirantes bastante anchos para ocultar los del sujetador.
    Fuimos al centro de Madrid a buscar las telas: 5m de tafetán azul anochecer y 5m de algodón par el forro; también compramos todo lo demás: hilo, cremallera, etc.

Aunque se vea un poco verde os aseguro que es azul
    Ya otra vez en casa, realicé el patrón, apoyándome en las medidas que me había traído mi madre y en unas listas de medidas estándares (éstas son listas de medidas generales, es decir, son las que la mayor parte de mujeres tiene, cuando realizas una prenda del Burda, por ejemplo, las medidas que tienen son estándares). También hice en papel el patrón de la falda de capa, porgue al tener tanta amplitud era más fácil trabajar de esta manera.

Tuve que hacer dos patrones del delantero, uno para el tafetán (que tiene los pliegues) y otro para el forro de algodón (que no debe llevar nada, para que no hay demasiada tela en el escote).
    Tras cortar todas la piezas del vestido, procedí a montar el cuerpo. Lo primero fue colocar todos lo pliegues del escote y mantenerlos en su sitio con una costura fuera de la linea de pespunte. Después puse los tirantes frunciendolos por los boredes y la espalda cosiendola por los laterales. De la misma manera (pero sin los pliegues) monté el forro y lo cosí todo junto por el escote.


    Cuando lo monté sobre el maniquí, pensé que le podría quedar bien un drapeado en la cintura para acentuarla y que así el vestido tenga mayor forma de reloj de arena.


    El drapeado se debe coser a mano, porque se tienen que hacer puntadas minusculas para que no se vean. Tomó bastante tiempo, pero el resultado mereció la pena.

Lo primero es decidir la altura del drapeado. Normalmente se hace midiendo directamente a la persona, pero yo tuve que improvisar un poco.

Se van haciendo los pliegues uno a uno, poniendo alfileres a lo largo de todo el pliegue.
Luego hay que coserlos, haciendo diminutas puntadas en la parte oculta del pliegue, sin trasparlo en ningún momento para que no se vea.

Una vez cosido un pliegue se pasa al siguiente por detrás, atravesando en esta puntada largala tela del cuerpo

Así es como queda por la parte posterior de cuerpo; se puede ver que se han cosido los pliegues por columnas. Aunque las puntadas son largas, quedan ocultas y protegidas por el forro.
    La falda de capa estaba hecha en tres piezas. el delantelo yklas dos espaldas, ya que quise que el vestido se abriera por detrás y no por el lateral. Cosí cada pieza de la espalda a un lado del delantero y todo esto al cuerpo dejando la abertura posterior totalmente abierta. Coloqué la cremallera y cerré la falda.


    Hice el cancán, pues al ser un vestido con inspiración en los años cincuenta necesitaba que la falda tuviera volumen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario