jueves, 28 de julio de 2016

Falda de voltantes y recogidos

    ¿No os ha sucedido que en un momento dado veis un tela que os encanta, os la comprais y solo es al cabo del tiempo que encontrais que hacer con ella? Pues es lo que me ha pasado con una tela de algodoncillo con estampado escocés en grises y rosa.
    La verdad es que cuando la adquirí me gustó mucho la tela en sí pero no veía que podía hacer con ella, pues debido a su textura tipo gasa no me encajaba para nada más que para una camisa o una blusa, y la verdad es que no me gustan nada las camisas en tartan.
    Así que la he tenido guardada durante bastante tiempo (creo que más o menos un año) hasta que navegando por pinterest vi una falda que me inspiró para trabajar con esa tela:


    Decidí hacer un patrón bastante sencillo (una falda acampanada, como la que llevaba Heidi), de manera que la tela luzca más y le añadiré un volante en el bajo para que no sea demasiado sencillo, hay que mantener el equilibrio. Unos pocos de fruncidos verticales y listo:

 
    Y como el gris que prima en la tela es bastante oscuro he decidido poner un forro en el color rosa que aparece.

    La falda acampanada se hace cerrando la pinza de cintura y abriendo el patrón por abajo. Como la cremallera la puse en el lateral tanto delantero como espalda iban a canto por lo que coloqué un patrón hacia arriba y el otro hacia abajo. Hay que tener cuidado cuando se hace esto por que existen muchas telas que tienen dirección, bien sea por el estampado, por la trama o por el pelo.



    Cuando hice pasé el patrón de la falda a la tela escocesa la dí un poco más de apertura en el bajo de modo que quedara más holgada sobre el algodón y que al fruncir no estruje el forro.
    Con la misma idea en la cabeza hice el volante rosa al doble del bajo, mientras que el escocés solo iba a 1'5.




    Monté la cinturilla:




























    Como quería que el fruncido vertical de la falda se pudiera monta y desmontar (así tengo dos faldas :P), el coloqué un sistema que había visto en los vestidos del siglo XVIII y XIX, mediante unas anillas (o botones, o cintas) puedes alagar o encoger la tela.
    Me explico, se cosen unas anillas (en mi caso arandelas de ferretería que salen más baratas y al final no se ven) equidistantes unas de otrasalos largo de una linea vertical y en el lugar de la última, ya sea abajo o arriba, se coloca un cordón o cinta, que al pasar por todas las anillas y hacer un nudito frunce la tela.





























    Y este es el resultado final:


No hay comentarios:

Publicar un comentario