lunes, 18 de julio de 2016

Ridículo en hardanger

    Como sabeis esta primavera hemos ido a una recreación historica ambientada en una salida en tren durante 1900, y una de la cosas de las que me dí cuenta es que puedes hacer un traje magnifico pero que hay que tener muy en cuenta los accesorios porque sino tu trabajo puede verse disminuido e incluso malogrado.
    Para evitar esto he decidido comenzar a hacer algunos de los accesorios más importantes que toda dama del S.XIX que se precie (y que pudiera costerarlo) tendría en el vestidor:
    - Medias
    - Ligas y ligueros
    - Guantes
    - Tocados y sombreros
    - Ridículos
    - Sobrillas
    - Abanicos
    - Capelinas, chales y fulares

    En este post voy a mostraros el primero de los dos ridículo de calle que voy a hacer en un primer momento.
    Para empezar ¿qué es un ridículo?
    Pues un pequeño bolso hecho en tela o malla que se prende de la muñeca o del cinturón y que sirve para guardar pañuelos, monedas u otros objetos de pequeño tamaño. De todos modos os dejo aquí un enlace con la definición de la wikipedia.
   
    Una vez dicho esto, me decidí por empezar a hacer los ridículos que más podíamos necesitar:  modelos de calle.
    Y como tiendo a complicarme la vida, el primero que voy a realizar lo vo a hacer en una técnica de bordado que no había usado antes: el hardanger.
    Es una técnica según la cual se bordan los motivos y después se cortan hilos del tejido para crear un enrejado, de modo parecido a la lagarterana (si no equivoco, por favor decírmelo)
    La técnica yo la he aprendido de un libro que tengo, pero por internet hay multiples turoriales tanto en texto y fotos como en video y aunque suele estar todo en inglés es fácil interpretarlo.


        Así pues despues de realizar el patrón del bolsito, dibuje las dos caras en una pieza de lino de color crudo y bordé en hilo color azulón dentro del patrón los motivos que me habían inspirado después de mirar durante unas cuantas horas por internet. Cuando los elementos del bordado acababan en el borde o cerca de este, remataba la zona con un trecho de punto a festón realizado por el exterior del trabajo, ya que al montar el bolsito quedaría oculto en el interior de la costura.





     Después de terminar de bordalo y quitar todos los hilos del calado (se tarda una barbaridad en hacer esto), empecé a montar el bolsito propiamente dicho. Como el lino estaba lleno de "agujeros" lo cobrir por la parte posterior con una pieza de brillante raso color marfil del mismo tono que el lino para que se aprecie el lustre pero no destaque demasiado, ya que es un ridículo de paseo no de fiesta.



    Para el inerior me decidí por un algodón azulón con pequeñas florecillas blancas.
 


    Tras montar el bolsito, le coloqué la boquilla y pensé que una cadenita sería demasiado común y además si tienes que llevar el ridículo colgado de la muñeca durante un largo periodo de tiempo, posiblemente sea muy incómodo, por lo que al final me decanté por un cordón hecho con el mismo hilo con el que realicé el bordado.


    Hacía tiempo había visto una técnica para realizar bordados en relieve mediante una especie de cordón trenzado: el encaje rumano. El cordón en el que se basa esta técnica es muy bonito y decidí utilizarlo para hacer la correa de mi ridículo.



    Y con todo este el el resultado final:



























 
     Os dejo algunos de los links que he utilizado:
http://www.patronesmil.es/bolso-con-boquilla-de-tela.html
http://manualidades.facilisimo.com/bolso-con-boquilla
https://www.youtube.com/user/HDFbugg/videos
https://www.youtube.com/watch?v=uBoH9pNADQs

No hay comentarios:

Publicar un comentario